Nuestra Empresa

Con más de 8 años de experiencia en el mercado, la empresa Consultoría e Ingeniería Total (CIT) se ha tratado de consolidar como líder en la administración y construcción de proyectos de vivienda y eléctricos, comerciales, industriales y residenciales.

Su constante búsqueda de la excelencia, basada en el trinomio calidad, plazo y precio, hace de CEI una empresa 100 por ciento identificada con las necesidades de sus clientes, con la calidad y puntualidad de las obras que desarrolla y con la transparencia de sus acciones. CIT es hoy una empresa consolidada y reconocida con aproximadamente 50 Clientes.

A través del tiempo, CIT se ha caracterizado por la excelencia en el servicio al cliente; prueba de ello es que un gran porcentaje de éstos son repetitivos o por recomendación. Su fundador el Ingenieros Mecánico Eléctrico César Francisco Santos Cifuentes, Además Master en Administración de Empresas, Master En administración de Recursos y Aplicación de Tecnología, Master en Administración de Recursos Humanos y con un Postgrado en ingeniería de Negocios.

Esta sinergia entre las diferentes especialidades profesionales del fundador y los socios, la administración de negocios y la ingeniería civil, la ingeniería Eléctrica es elemento clave en el éxito de todo proyecto de construcción, y, lograr así la satisfacción del cliente y tener una relacion ganar-ganar.

Visión

Ser reconocidos en el mercado como una empresa líder de diseño, construcción, asesora y consultora, que piensa, desarrolla y entrega productos y servicios de calidad, con un absoluto compromiso con sus clientes, siendo sensibles a lo que ellos desean y necesitan, brindándoles confianza, seguridad y satisfacción de servicio.

Misión

La transformación del entorno propicio para el bienestar del ser humano es nuestro principal aporte a la sociedad. Con esta meta trabajamos en equipo, en permanente búsqueda de procesos que nos permite ser más productivos y competitivos en el mercado, obteniendo mayores beneficios para nuestros clientes, colaboradores y nuestra propia razón de ser.